Cómo preparar una boda: primeros pasos

Es muy probable que, si está en tus planes contraer matrimonio y celebrar por todo lo alto un encuentro con numerosos familiares y amigos, alguna que otra vez te hayas preguntado cómo preparar una boda.

Hoy te mostramos con detalle cuáles son los preparativos para una boda, centrándonos en los iniciales, los que hay que atar cuanto antes. Permanece atenta a esta información, pues podrás utilizarla como la “Guía de pasos para organizar mi boda”.

Cuándo empezar a preparar una boda

No existe un timeline o un calendario cerrado para organizar una boda. Hay quien es capaz de cumplir con todas las tareas en pocos meses, mientras que otras parejas necesitan prolongar los preparativos en un año.

En cualquier caso, hay parejas que necesitan menos tiempo para organizar su boda y no es porque el evento y la celebración sea más simple, sino que ese menor plazo de tiempo se debe a que ya han ido avanzando ideas durante el noviazgo. El paso a paso para una boda, partiendo de cero, puede establecerse en aproximadamente un año.

Primeros pasos para organizar una boda

Una vez respondida la pregunta de cuándo empezar a preparar una boda llega la otra gran duda: cómo organizar una boda en las primeras etapas, cuáles son esos deberes obligados que atender cuanto antes.

Cuáles son los preparativos para una boda, tareas básicas

Una fórmula sencilla para distinguir tareas preparatorias en una boda es establecer un decálogo. Así, los diez pasos obligados son:

  1. elegir la fecha,
  2. planificar un presupuesto que incluya partidas extra,
  3. elegir el lugar para la ceremonia y el banquete,
  4. estudiar la posibilidad de contratar un wedding planner,
  5. elegir los proveedores principales (catering, fotografía y vídeo, música, peluquería, maquillaje),
  6. ponerse al día con los trámites administrativos,
  7. elaborar la lista de invitados,
  8. buscar los trajes de novio y novia,
  9. cuidar la decoración de la boda y
  10. cerrar todos los proveedores.

Este esquema sirve como guía general. La contratación de un wedding planner resulta de gran ayuda porque puede agilizar muchas tareas: contacto con los proveedores, aportar ideas sobre decoración, ofrecer nuevas propuestas sobre el lugar de celebración. Sin embargo, este servicio va a hacer que el desembolso sea más elevado.

El calendario nupcial paso a paso

Te proponemos un planning para que te sirva como guía, incluyendo fechas. La idea es que tomes como referencia cuándo hay que ir reservando y organizando tareas. No siempre es necesario preparar la boda con tanta antelación, pero sí es buena idea ajustarse en la medida de lo posible al orden descrito en la resolución de estos asuntos.

Qué puedes hacer un año antes de la boda

Un año antes de la boda deberás elegir la fecha de la ceremonia, ajustar el número de invitados y fijar un presupuesto que se ajuste a tus posibilidades. Igualmente has de reservar el lugar del banquete y el de la ceremonia.

De nueve a once meses de la boda

Aquí ya empiezan tareas importantes como la elección de los proveedores. Son todos importantes, desde el catering a la música pasando por un decorador de sala o los floristas. No obstante, los servicios de fotografía y vídeo son más esenciales si cabe, porque al final lo que van a conseguir es inmortalizar recuerdos. En Bokeh Estudio somos conscientes de lo importante de un evento como este, de ahí nuestro impulso por la profesionalidad y la satisfacción de los clientes.

En este tiempo es también buena idea considerar la contratación de un wedding planner e ir buscando vestuario, así como destinos para la luna de miel.

Medio año para la boda

Seis meses antes de la boda los invitados ya sabrán que tienen que reservar esa fecha en el calendario. Por tanto, es momento de enviar las invitaciones, contratar la música, iniciar cursillos prematrimoniales si es una boda religiosa, comprar las alianzas y reservar el viaje de novios.

De tres a cinco meses para el gran día

Conforme va quedando menos tiempo para la boda, el nerviosismo puede hacer presencia en los novios, pero si se ha ido todo planificando y reservando con cautela, no se sucederán problemas.

En este tiempo hay que asegurarse de que está toda la documentación en firme, se pueden reservar ya estancias para invitados que vengan de fuera, comprar los accesorios para la novia, confirmar pruebas de peluquería y maquillaje, seleccionar la decoración y contratar los proveedores que todavía no estaban cerrados.

A medida que van quedando menos semanas para el gran día, llega el momento de preparar la ceremonia y el banquete, con lecturas, música, baile. Además, habrá que encargar los obsequios para los invitados, las flores y el transporte.

Las últimas ocho semanas antes de la boda

Las últimas semanas suelen resultar las más caóticas. Hay que encontrar tiempo para preparar pruebas de maquillaje, peluquería y vestuario, elegir el menú, algún tratamiento estético, trabajar directamente o a través del wedding planner con los proveedores, confirmar la asistencia de los invitados y cerrar la luna de miel.

 

Todos estos consejos responden a las principales dudas sobre cómo preparar una boda. Lo más importante no es tanto el tiempo que le debes dedicar, sino que no se quede ninguna tarea en el camino, que mantengas un orden más o menos establecido, y sobre todo que disfrutes de tu gran día.

COMPARTE ESTA HISTORIA
COMENTARIOS
Expandir
AÑADIR UN COMENTARIO